martes, 13 de julio de 2010

Innovación en la educación

El mundo académico y los CONCEPTOS empresariales

Las instituciones educacionales, generalmente, marchan a una velocidad distinta de lo que exige el competitivo mercado donde están insertas y sus estrategias de marketing, para acercar al potencial usuario a la organización, muchas veces no están conectadas con la movilidad de ese mercado y se requiere de una permanente actualización de las condiciones imperantes. Lamentablemente, en casos de situación financiera complicada la primera solución institucional es “recortar” los departamentos de marketing, publicidad o comunicaciones, porque el mundo académico cree y supone que estas actividades son menos importantes que “dictar cátedra”.

Estas áreas “menos importantes”, según dicen, serían sólo complementarias a la importante gestión académica y no se piensa que estos departamentos de marketing, publicidad o comunicaciones son los gestores de conectar al potencial alumno con la institución, con estrategias innovadoras que permitirán consolidar, en el largo plazo, la marca corporativa y de gestionar a la organización académica como una “empresa de la educación”.

Las instituciones académicas, como empresas educacionales, basan su capacidad de generar rentabilidad en la habilidad para mantener vigente su propuesta de valor, identificando e interpretando lo que los postulantes quieren y también las oportunidades de adaptarse a una sociedad cambiante, especialmente en la tecnología. La capacidad de innovación en todos los ámbitos permite hacer a una institución educacional diferenciable en sus atributos y sustentable como empresa. ¿Y quién se encarga de comunicar estas cualidades? La gestión de marketing, creando o manteniendo vigente la propuesta de valor de los productos o servicios educacionales y sus experiencias de uso.

La tecnología, los modelos de negocios, el diseño y la gestión estratégica son parte importante y fundamental en la integración de una institución al mercado donde está inserta. Son el apoyo principal para proyectar el producto educativo y la misma gestión académica. Aquellas instituciones académicas que son innovadoras poseen una sólida estrategia competitiva donde el desarrollar y mantener propuestas de valor representan el aspecto central de su capacidad para crecer sostenidamente en el tiempo y ser rentables. Y eso ¿Quién lo hace? Los departamentos de marketing, publicidad y/o comunicaciones.