jueves, 1 de marzo de 2012

Jóvenes: Tendencias en zapatillas


Los jóvenes entre 19 y 24 años generalmente están cursando estudios superiores y también son los causantes de la deserción en los planteles educacionales ¿Quiénes son estos jóvenes? ¿Qué piensan? ¿Qué quieren? ¿Para adonde van? ¿Cómo son? ¿Qué los mueve? Un estudio realizado por la empresa de investigación “Lado Humano” entrega una visión de cómo son los jóvenes ahora en Chile.

Algunos “tips” del estudio. Lo primero es que el notebook y el smartphone son lo más importante para ellos. Estar conectados siempre es la consigna. Su vida es un continuo on line y un off line. Internet es un ítem importante de su presupuesto. El hedonismo siempre está presente, el joven está orientado a sí mismo: “soy lo que hago”. Se definen por lo que hacen, son de emprendimientos tempranos, quieren estudiar para lo que son buenos o lo que les gusta. Sus vidas son menos lineales que antes. Buscan compatibilizar estudio y trabajo con sus gustos personales, trabajan de DJ, hacen su propia música y la suben a Internet, hacen ropa, es decir, valoran lo hecho por ellos mismos.

Los jóvenes son profundamente consumistas, viven la vida como consumidores, tienen que estar permanentemente eligiendo, tomando decisiones por la gran oferta que existe en el mercado. Al mismo tiempo son muy informados, están siempre conectados y saben de todo al instante. Tienen poca conciencia de los límites en el consumo de alcohol y en la sexualidad.

También son muy pragmáticos y desconfiados, no endiosan a nadie. Les preocupa la responsabilidad social en la medida que no les toque sus propios intereses. Tienen una ambivalencia de pedir y exigir prácticas a los instituciones, los padres, los profesores, pero hay una brecha entre la performance de excelencia que piden a otros y lo que ellos hacen.

Son narcisistas, centrados en logros y pasiones, más atrevidos y tolerantes, transaccionales en sus relaciones e “hiperconectados” y construyendo su yo virtual.

Son lo que hacen y punto. Por ahí va la cosa. Hasta ahora.