lunes, 6 de enero de 2014

¿Igualdad? en la educación


Todos los estudiantes no tienen las mismas CAPACIDADES...

Respecto a la igualdad en la educación en Chile, tan comentada y prometida por políticos populistas, el sociólogo Fernando Villegas  escribió un acertado artículo, en el diario La Tercera, sobre el colapso de la educación chilena y en unos párrafos se refiere al tema de la equidad:

“…se pregunta uno de dónde surge el afán por poner en primer plano la “equidad” en términos del origen social de quienes entran o pueden entrar a nuestras universidades, en vez de, como sería propio, entender la equidad como la debida correspondencia entre capacidad intelectual y los estudios pretendidos. ¿Es equitativo que entre “a estudiar” un joven de escasa inteligencia solo porque es pobre? ¿Y es inequitativo que lo haga quien sí es brillante, pero hijo de rico? ¿No debiera el país preocuparse de que TODOS los inteligentes – pobres o ricos – puedan estudiar en la universidad, en vez de que todos, capaces o no, tengan DERECHO a hacerlo? La equidad debiera ser entendida como el dar oportunidades de crecimiento a los que lo merecen, NO como la igualdad que resulta de aplanar las diferencias rebajando el peso específico de la capacidad de unos y elevando artificialmente las opciones de otros. Tienta suponer que observamos aquí – como sucede en muchos ámbitos de la vida – la operación subconsciente de un resquemor visceral contra toda jerarquía y excelencia, considerándosela automáticamente como injusta o fruto de la injusticia, como intolerable y digna de ser combatida.”

Agrega: “Por eso hoy, como ya lo dijimos, no hay, literalmente, educación en Chile. No está en crisis, sino en colapso. Está muerta. Lo está si hacemos abstracción de las pequeñas minorías que si estudian en serio y se convierten en profesionales eficientes, pero en cambio consideramos lo que hace o no hace por el educando medio, el común y corriente, el más sensible al régimen de estudio imperante, el que constituye la masa mayoritaria que debiera ser bien entrenada para ocupar las posiciones que el país necesita. Para este último alumno no hay educación porque no hay profesores adecuados, no hay currículo que demande esfuerzos y no hay una cultura familiar y social que incentive. Equidad es lo que sobra en Chile, pero es de la igualación hacia abajo, la del igualitario y triunfal culto al carrete (Nota: fiesta) y el facilismo. Pronto, lo pronostico, hasta la ya simplificada PSU (Nota: Prueba de Selección Universitaria) parecerá una inaceptable maquinación facista.”

Totalmente de acuerdo con lo escrito por el profesional.