lunes, 8 de septiembre de 2014

Congresos de Marketing Educativo: no todo lo que brilla es oro.






Desde hace un tiempo han proliferado los Congresos de Marketing Educativo en varios países de Latinoamérica. Revisando sus objetivos y sus expositores me he encontrado que la mayoría de los profesionales que dictan sus conferencias son personas que no tienen experiencia en el tema específico de la educación.

Muchos de ellos son expertos en marketing, comunicación, planeación estratégica, relaciones humanas, servicio al cliente y con grados válidos, pero aplicado a  áreas que nada tiene que ver con estrategias de marketing educativo. Realizar este tipo de estrategias requiere de un conocimiento y una experiencia específica. No es lo mismo que vender refrescos o autos. Las estrategias en la educación requieren el conocimiento de variables que no se dan en otros campos. Es un mercado de jóvenes y padres muy complicado, y por lo tanto las estrategias necesitan una importante experiencia previa de quiénes las ejecutan.

Es fácil subirse al “carro de moda” del marketing educativo. El formato de negocio de estos congresos me parece que tiene relación directa con los auspiciadores que ponen dinero para su realización. Si una organización o empresa patrocina un congreso tiene que poner a un directivo entre los relatores, exponiendo un tema que tenga “algo” de relación y que pueda ser aplicado en la educación.

Por eso, yo recomiendo a los potenciales asistentes a estos congresos que pongan especial atención en el curriculum de los expositores para ver si realmente tiene conocimiento y experiencia en estrategias educativas. Si no es así, escuchará muchos temas que poco le ayudarán en la temática específica del marketing educativo.

Me preocupa el tema porque congresos de este tipo terminarán desprestigiando los verdaderos congresos con profesionales y especialistas que realmente llevamos muchos años ejerciendo nuestro trabajo y, somos varios en Latinoamérica, que realmente podemos aportar a las instituciones educativas en sus planes estratégicos exponiendo nuestra experiencia y conocimiento real.

Finalmente, no vaya a cualquier Congreso de Marketing Educativo porque todos no tienen la calidad necesaria y sólo es un negocio que genera expectativas que seguramente no se cumplirán. No todo lo que brilla es oro en esta especialidad.