jueves, 24 de noviembre de 2016

Universidades: cuando se cruza el límite



Muchos confunden marketing con ventas y cuando eso ocurre en una institución educativa algo va mal. Personalmente yo soy partidario de utilizar marketing en la educación para destacar la buena calidad académica y también los beneficios que entrega la institución hacia su mercado en materia económica. Pero cuando se empiezan a “vender matrículas” ya no es marketing, y eso, generalmente, es culpa del departamento de marketing de la organización que asesora mal a los directivos sobre qué hacer o no. He visto como algunas universidades han cruzado el límite de lo permitido, debo aclarar que no son empresas del retail donde su objetivo es vender productos a como dé lugar y así maximizar sus ganancias. 

Es lamentable como se ensucia la imagen institucional con una iniciativa de carácter comercial, seguramente ideada por un equipo de marketing, que imagino debe ser joven y sin experiencia y que todavía no sabe evaluar lo que se puede hacer o no en una estrategia para una institución educativa. No se trabaja para hoy, se trabaja para el futuro, para construir una sólida organización educativa.

Quiero mencionar que realizar Marketing Educativo no es lanzar ideas como locos y hacer muchos avisos subiéndose a cualquier moda de Internet. Parece que todavía muchos no entienden lo que significa construir una marca educativa y los fundamentos que permiten hacer buen marketing. No se puede transar una imagen por unas monedas más.

Una buena universidad también merece un trabajo estratégico de marketing de calidad. Como dicen en el fútbol los jugadores jóvenes ganan partidos pero los mayores ganan campeonatos. Mala idea cruzar el límite.