jueves, 1 de enero de 2009

Experiencia en COLEGIO PUBLICO norteamericano


El Cameron Elementary School, de Chicago, de familias pobres, era considerado uno de los peores colegios de Estado Unidos. Se le aplicó un fuerte plan de reformas, lo que le permitió alcanzar altos resultados en las pruebas estatales de matemáticas y lenguaje. El creador de estas medidas fue Arne Duncan (recién nombrado Secretario de Educación por Barack Obama), un profesional arriesgado y resultadista, quién aplicó un fuerte cambio en los colegios públicos con excelentes resultados.

Desarrolló un profundo entrenamiento de profesores, creó una serie de bonos para ellos y los directores si los alumnos obtenían buenos resultados en las pruebas evaluativas, lo que les incentivó a entregar una educación de mayor calidad.

Los maestros, que son constantemente evaluados, se reúnen semanalmente para discutir y analizar los progresos que han obtenido los estudiantes. Comparten los avances y retrocesos que han tenido con las medidas tomadas y para guiarse entre ellos. Esto provocó una fuerte caída de los estudiantes que desertan del colegio.

Una de las principales iniciativas de Duncan fue la implementación del controvertido Plan Renacimiento 2010, que desde el 2001 significó el cierre de 61 escuelas públicas debido al bajo rendimiento académico y la escasa matrícula. La premisa es simple, si no dan resultados se cierran.

En su momento fue criticado por grupos de padres y el sindicato de los maestros, pero Duncan abrió en el mismo período 75 escuelas reformadas y con equipos completamente renovados, incluyendo planteles exclusivos para varones y niñas. Todos se dieron cuenta de que las medidas eran efectivas.

Este ejemplo demuestra, relacionándolo con nuestro tema, que en un plan de Marketing Educacional lo fundamental es tener un buen producto educativo y que toda estrategia comienza por comenzar a trabajar con profesores, directivos y personal. Después se aplican otros formatos diferenciados dirigidos a alumnos, ex alumnos, padres y apoderados y opinión pública.

De esta forma comienza a construirse la imagen un colegio para que sea una marca educacional de prestigio y que a la vez baje los índices de deserción y permita la captación de nuevos alumnos.

Con decisión.