martes, 28 de septiembre de 2010

Los productos educativos y los profesionales que se titulan

El desarrollo de HABILIDADES integrales

Los productos de una institución de educación superior son sus carreras, los programas de estudio, las mallas curriculares y el resultado es un profesional capacitado para desenvolverse en el cambiante y dinámico mundo laboral interconectado. Pero, atención…el saber yo no es lo más importante. A partir de internet y la capacidad de almacenamiento de la información, el conocimiento está en la red. Ya no se requiere saber. Las carreras comienzan a ser de multiconocimientos y de desarrollo de capacidades extracurriculares que permitan interactuar eficientemente en el campo laboral

Los trabajos se están haciendo más interdisciplinarios, globales y flexibles y los profesionales que se titulan también deben serlo. Si para aspirar a un trabajo hay dos profesionales con conocimientos similares, el mercado laboral escogerá a aquel que haya desarrollado otros tipos de habilidades integrales.

Las notas son sólo un indicador, una referencia. Lo importante son otras habilidades como viajes o pasantías en el extranjero, haber realizado algún tipo de emprendimiento, participación en grupos o asociaciones, haber realizado ayudantías, porque permiten adquirir una perspectiva distinta frente a la vida laboral, aprender acerca de cómo trabajar, involucrarse con otros y desarrollar habilidades blandas.

Como la relación con el conocimiento cambió, también deben cambiar los métodos a través de los cuáles se aprende. Carreras que preparen profesionales de acuerdo a los requerimientos actuales y futuros del mercado laboral. Las empresas hoy requieren contratar profesionales que posean pensamiento crítico e inteligencia ejecutiva.

Aún las universidades se adaptan de manera más lenta a los cambios. Pocas universidades invierten en el rediseño de sus mallas curriculares. Esta actualización periódica y permanente en relación a la velocidad de los cambios se consigue estando cercanos y relacionados con quiénes contratan las habilidades y herramientas de los egresados y así saber que herramientas son relevantes para desarrollar emprendimientos.

La universidad debe apuntar hacia el desarrollo de nuevos métodos de enseñanza, la creación de conocimiento y la articulación de intereses y habilidades de los alumnos con las redes de personas, en concordancia con el mercado y sus necesidades.

Los profesionales jóvenes y el mercado laboral se han adaptado rápidamente a la globalización, lo que los obliga a ser profesionales del mundo, que comprenden y son permeables a otras culturas, la tecnologización de los sistemas y el trabajo en equipos interdisciplinarios.

Un profesional es más rentable si hay experiencias y vivencias detrás de él.