jueves, 23 de octubre de 2008

Aula abierta

A tono con los TIEMPOS


El desarrollo de estrategias para captar alumnos es un tema que interesa y preocupa a los planteles de educación superior y también a los colegios.

El avance tecnológico en el área de la computación e Internet está entregando nuevos recursos para alcanzar a los públicos objetivos. La universidad de Yale abrió sus aulas a la red y puso en línea cursos de varias facultades de manera gratuita. Son las mismas clases normales que siguen los alumnos y que se pueden ver en video dictadas por sus profesores. También es posible leer las transcripciones de las clases y versiones en audio. También se pueden ver las pruebas y las evaluaciones.

Un ejemplo:http://open.yale.edu/courses/astronomy/frontiers-and-controversies-in-astrophysics/sessions/lecture02.html

¿Qué relación tiene esto con estrategias de marketing educacional?

Son un excelente recurso para captar alumnos. Los postulantes a las instituciones de educación son jóvenes que ocupan gran parte de su tiempo estando en línea, por lo tanto, el medio tecnológico es su mundo y lo manejan ellos, y cuando están en la búsqueda de opciones, que mejor para ellos que ver el mundo real académico cuando se encuentran buscando opciones de estudio.

El aula abierta on line hace pensar al futuro postulante: “me gustaría estar ahí”. No es un folleto dirigido e interesado de la institución académica contando “maravillas” que a veces no son verdad. El aula abierta en Internet es la realidad misma. El joven “vitrinea” el mundo académico real.

El Massachussets Institute of Technology (MIT), desde el 2002, sube los contenidos de sus aulas a la red. ¿Resultado? Más del 50% de los alumnos que ingresa ha visto estos cursos y un 30% de ellos declara que el programa de aulas abiertas fue muy importante al momento de decidir por la institución para optar para estudiar. Y si de datos se trata: dos millones de usuarios al mes visitan los cursos de MIT.

Ver: http://ocw.mit.edu/OcwWeb/web/courses/av/index.htm

El marketing educacional y las organizaciones académicas tienen que estar a tono con los tiempos que viven los jóvenes.