jueves, 23 de octubre de 2008

“Marketear” la educación

¿Un dilema ético? NO.


Como equipo estamos realizando asesorías, realizando proyectos y dictando seminarios sobre el tema, muchos se han preguntado si corresponde que una institución educacional, ya sean colegios o universidades, utilicen técnicas y procedimientos propios de actividades comerciales para sus servicios educacionales.

El marketing no es un mala palabra que solo intenta vender algo a las personas. Y no es inadecuado para la educación. El mundo actual exige adaptarse a los cambios y adoptar los procedimientos y técnicas que sean más pertinentes.

Con el marketing educacional la organización puede posicionarse estratégicamente como un referente educativo. Mostrar que se está trabajando en forma seria y responsable en los procesos de enseñanza.

Las instituciones educacionales tienen defectos y virtudes. El marketing permite que supere sus defectos y promueva sus virtudes en beneficio de los alumnos y sus padres, satisfaciendo sus necesidades de un servicio educacional de calidad.

La planificación estratégica de un proyecto de marketing educacional es una función organizacional comunicativa que permite la integración del desarrollo y mantención de la misión educativa con las oportunidades del mercado entregando un valor agregado en ambas direcciones. Es este ciclo continuo entre la organización educativa, su servicio de calidad, y la difusión del proyecto educativo que se adapta dinámicamente a la oferta y la demanda social.

A través del marketing educacional se desarrollan servicios educativos que satisfacen necesidades del mercado involucrando en el proceso a todos los integrantes de la organización educacional como son directivos, administrativos, docentes y alumnos en entregar la mejor calidad educativa.

Un plan estratégico aplicado a la educación sólo responde a una necesidad del mercado de conocer las opciones que se ofrecen y también paras instituciones educacionales que si tienen un buen producto educacional y mejores servicios deben destacarlo y promocionarlo con el fin de retener a sus alumnos actuales y captar a los postulantes que desean optar a un centro educativo.